El terciopelo ha vuelto para quedarse

El terciopelo ha vuelto para quedarse

A lo largo de la historia el terciopelo ha sido considerado un símbolo de estatus y riqueza, típico de estilos decorativos ostentosos y recargados y muy vinculado a las clases sociales más poderosas. Aunque este tejido pueda parecer cosa de otros tiempos, lo cierto es que nunca ha pasado de moda y todavía sigue ocupando un importante lugar dentro de los textiles de alta gama. A día de hoy, el uso del terciopelo va más allá de los estilos clásicos, encajando perfectamente con todo tipo de tendencias contemporáneas.

De origen oriental, el terciopelo es un tejido suave, brillante y de textura amelocotonada hecho a partir de fibras de distintos hilos, lo que permite encontrarlo en gran variedad de acabados y colores. Este sofisticado textil es capaz de aportar personalidad y calidez a nuestros hogares y tiene la capacidad de ser fácilmente combinable con otros tejidos y materiales. Además, aunque el terciopelo ha sido concebido desde siempre como un material lujoso y caro, la amplia variedad de buenas imitaciones disponibles hoy en día en el mercado hace que sea accesible para cualquiera. 

La tendencia actual se basa en aportar pequeñas pinceladas de terciopelo a nuestra decoración para dejar que este sea el protagonista. Los tradicionales tapizados en sofás o sillones se tiñen ahora de colores luminosos y refrescantes que hacen de estas piezas de mobiliario el centro de todas las miradas. También puedes optar por forrar en este tejido el cabecero de tu cama, convirtiéndolo en un elemento decorativo lleno de elegancia y sofisticación. Si lo prefieres, puedes incluir el terciopelo en tu hogar a través de los textiles, como cortinas, cojines o ropa de cama.

Unos lo aman y a otros les horroriza, pero no se puede negar la capacidad del terciopelo para reinventarse y adaptarse a los nuevos estilos y tendencias en decoración. Atrévete a incluirlo en tu hogar… ¡no dejará a nadie indiferente!

All comments

Leave a Reply