El recibidor ideal: 4 imprescindibles deco

El recibidor ideal: 4 imprescindibles deco

El recibidor es la carta de presentación de tu casa, lo primero que verán las visitas al entrar. Sea este un espacio amplio y definido o sea una zona no muy delimitada a la entrada, es importante que hagamos de nuestro recibidor un lugar práctico y con carácter, que anuncie el estilo que sigue el resto de la vivienda. ¿Quieres saber cómo conseguir un recibidor al que no le falte de nada? ¡Pues apunta las siguientes claves!

Que se haga la luz

Los recibidores suelen ser espacios con tendencia a la oscuridad debido a su ubicación y dimensiones en los hogares (lo más común es que sea zona interior, de reducido tamaño), por lo que es fundamental tenerlos bien iluminados si no queremos que acaben pareciendo una cueva.

Además de colocar las lámparas que sean necesarias, para multiplicar la luz coloca un espejo o una composición de estos, ya que darán más claridad al espacio. Los espejos redondos son un clásico en esta zona de la casa y además están de plena tendencia, aunque un espejo de cuerpo entero también puede ser muy útil para echarnos ese último vistazo antes de salir de casa. Ten en cuenta también que cuanto más abierta tengas esta zona de la casa, más luz le llegará, así que si tienes el recibidor separado con puertas lo mejor es que estas sean de cristal o traslúcidas.

Algo de almacenaje

Si tu recibidor es muy pequeño puede que conseguir espacio de almacenaje sea un poco difícil, pero no es imposible. La forma más sencilla de lograrlo es con colgadores individuales, ya que ocupan lo mínimo cuando no están ocupados. También es buena idea aprovechar el espacio aéreo, es decir, aquel que queda por encima de nuestras cabezas. Si tienes el techo más alto de lo habitual no lo desperdicies y coloca baldas o estantes; podrás guardar muchas cosas ahí sin perjudicar la zona de paso. Otra forma de aprovechar el espacio sería colocar estanterías en lugar de consola y de paso lograr un mueble más funcional, elegir muebles estrechos (como los zapateros) o, si tu recibidor lo permite, instalar una bancada en cuyo interior puedas almacenar más cosas.

Un punto de apoyo

Cuando llegamos a casa necesitamos un sitio donde desprendernos de nuestras cosas y dejar las llaves, las cartas... Para este propósito sirven las consolas, el gran clásico de los recibidores. Las mesas de patas finas o las de cristal aportarán mucha ligereza visual a la entrada, pero si vas muy justo de espacio no desesperes: una sencilla balda te servirá para el mismo propósito y apenas notarás que está ahí. Tener un punto de apoyo, además de lo práctico, te permitirá colocar algún objeto de decoración que le dé un poco de alegría al recibidor.

El toque personal

Muchas veces la imposibilidad de poner mucha decoración por falta de espacio hace que el recibidor se convierte en una zona aséptica y sin personalidad. Pero antes de renunciar a darle un poco de encanto a esta zona recuerda que puedes hacer mucho con muy poco. Empieza por darle interés a las paredes con un bonito papel pintado, coloca una cálida alfombra que te dé la bienvenida o atrévete a darle un toque de color a la puerta de la entrada. Todas ellas son soluciones que no ocupan espacio adicional y pueden cambiar completamente la apariencia de tu recibidor. También puedes darle vida a la estancia con una planta o flores, pero asegúrate de elegir especies que se adapten a las condiciones lumínicas del lugar. Por último no olvides dar un toque especial con un cuadro, lámina o similar o con algún objeto deco que resulte especial para ti.

Con estos consejos conseguirás convertir un recibidor aburrido y sin gracia en un lugar en el que siempre sea un gusto entrar. Recuerda que en Merkamueble tenemos todo lo necesario para hacer de tu recibidor algo único y muy funcional.

All comments

Leave a Reply