Lagom: la filosofía sueca del equilibrio que también puedes aplicar a tu casa

Lagom: la filosofía sueca del equilibrio que también puedes aplicar a tu casa

En el pasado ya hemos hablado del hygge, un concepto nacido en Dinamarca y que define una particular filosofía de la felicidad. Hoy os traemos otro concepto de origen nórdico que también guía la vida (y la decoración) de los suecos: el lagom. Si quieres descubrir cómo aplicarlo en tu hogar te invitamos a seguir leyendo.

Lagom: la filosofía sueca del término medio

Lagom significa algo así como “en su justa medida”, es decir, ni mucho, ni poco. Es una forma de ver la vida que aboga por coger o aceptar aquello que sea realmente necesario, rechazando todo tipo de excesos. Pero tampoco cae en el lado contrario, en la austeridad absoluta: para esta filosofía la clave está en la moderación, en encontrar un equilibrio en todos los aspectos de la vida, lo que incluye también a la decoración del hogar.

Cómo conseguir una casa lagom

¿Quieres que tu hogar también desprenda esa aura de equilibrio sueca? No tienes más que seguir estos consejos para que tu decoración se vuelva más lagom:

En busca de la sencillez

La sencillez es una máxima en las casas lagom. La acumulación de objetos porque sí o las compras por capricho no casan con esta filosofía. Así que deshazte de todas las cosas innecesarias y quédate solo con aquello que te haga falta de verdad. Además, la funcionalidad y la practicidad deben guiar tus elecciones, por lo que debes buscar siempre piezas con utilidad real, y el orden debe predominar en tu casa. El resultado de todo esto suele ser un estilo bastante minimalista, que sin embargo no renuncia a la comodidad ni a los espacios acogedores: como siempre, la clave está en encontrar el equilibrio.

Conexión con lo natural

Al igual que otros estilos provenientes de los países del norte, como el escandinavo, en el lagom también llama la atención el gusto por lo natural. Se nota en los materiales escogidos (donde la madera, las fibras vegetales y los tejidos orgánicos tienen un papel protagonista) y también en los colores (donde los tonos neutros son los reyes, además de los tonos tierra y alguna pincelada de frescura azul o verde o de luminosidad naranja o amarilla). Las plantas son otro de los elementos decorativos más presentes en un hogar lagom, porque permiten tener esa conexión con la naturaleza también dentro de casa. Además de ello, la sostenibilidad también juega un importante papel en la decoración: se invierte en muebles de calidad, para que duren mucho tiempo, y en objetos ecológicos, orgánicos y que se puedan reciclar al final de su vida útil.

Pasado y presente van de la mano

Como se busca el equilibrio, las mezclas son algo habitual en el lagom. Lo bonito con lo práctico, lo artesanal con lo innovador, lo viejo con lo nuevo. En este estilo tiene mucha importancia la recuperación de muebles y piezas antiguas, objetos únicos y de calidad que aportan mucha personalidad a la casa, así como recuerdos y fotografías para crear la sensación de un verdadero hogar. Pero todo esto no impide que también tengamos elementos más nuevos, de diseño cuidado, y objetos tecnológicos que nos hagan la vida más fácil y nos conecten con la actualidad.

Que tu casa siga la filosofía lagom no es complicado; solo hace falta encontrar el punto de equilibrio decorativo para lograr el éxito. Porque como bien decía Aristóteles, en el término medio está la virtud.

All comments

Leave a Reply