Cómo ser un buen anfitrión estas Navidades

Cómo ser un buen anfitrión estas Navidades

Puede que este año te haya tocado a ti o simplemente que hayas decidido que vas a coger las riendas de los eventos navideños; sea como sea, ahora tienes que hacer de anfitrión y seguro que quieres desempeñar ese papel lo mejor posible. Si quieres triunfar en las comidas, cenas y fiestas navideñas y que tu reunión sea recordada con una sonrisa durante años, ¡no te pierdas nuestros consejos!

Todo preparado antes de la llegada de los invitados

Organizar un evento navideño requiere de una gran planificación, y aunque siempre puede ocurrir algún imprevisto de última hora, es fundamental que la gran mayoría de cosas estén listas antes de que lleguen tus invitados.

Tener todo preparado con antelación te permitirá recibir a tu familia y amigos como se merecen y pararte a charlar con ellos, algo que agradecerán mucho. Si dejas todos los preparativos para el final te será imposible atender a todo, acabarás yendo de un lado para otro y tus allegados pueden sentirse un poco descolgados o incluso se verán en la obligación de echarte una mano.

Tener las sillas suficientes, una mesa amplia, el número de servicios de mesa adecuado, haber preparado la habitación de invitados o disponer de un sofá-cama o tipo click-clack por si alguien se queda a dormir son gestos que les dirán a los invitados que has pensado en ellos y sus necesidades antes de su llegada. También funcionan muy bien los detalles personalizados como poner su nombre en la mesa, agasajarlos con un pequeño regalo o tener en cuenta sus gustos en lo que a gastronomía o música se refiere.

Creando el ambiente perfecto

La ambientación es una de las partes más importantes de todo evento navideño que se precie. Elige una decoración de estilo clásico, apuesta por una blanca Navidad u opta por la sofisticación de los tonos metalizados; sea cual sea tu opción deco favorita para estas fiestas, ocúpate de incluir detalles en las distintas estancias donde se va a desarrollar tu reunión. Una corona en la puerta de entrada, unas velas en el recibidor, centros de mesa en el comedor… incluso en el baño puedes poner algún detalle especial. Intenta mantener una coherencia decorativa en toda tu casa y procura no llenar absolutamente todos los rincones de espíritu navideño, ya que podría llegar a resultar agobiante. No te olvides tampoco de poner una iluminación adecuada que proporcione un ambiente acogedor; las velas o el fuego de la chimenea son especialmente apropiados para estas fechas.

Además de la decoración también es importante cuidar la música. Ponla a un volumen adecuado que no impida la conversación cuando estéis a la mesa; puedes aumentarlo un poco cuando lleguen los momentos de baile y celebración. Si vas a usar velas de olor, ambientadores o flores, elige aquellos con un aroma más sutil y evítalos en la zona donde se vaya a desarrollar la comida o cena.

Por último, saber manejar la parte social también contribuye a mantener un buen ambiente en tu evento. Si hay alguien nuevo debemos encargarnos de que se integre y no se quede desconectado y debemos tomarnos el tiempo de hablar un poco con cada invitado. Además de esto, debemos actuar un poco como moderadores: manejar bien diversas situaciones hará que se mantenga el ambiente adecuado en todo momento.

No te olvides de ti

Aunque ser un buen anfitrión tiene mucho que ver con volcarse en los demás y en que tengan una buena experiencia, no te puedes olvidar de ti mismo. Si estás cómodo y relajado, eso se transmitirá al ambiente. Un anfitrión apurado y estresado perjudicará al desarrollo del evento, de ahí la importancia de la planificación y de hacer todo con antelación. Además siempre suele surgir algún imprevisto, por eso es mejor tener todo lo mejor preparado posible. Por último, no te olvides de cuidar tu imagen y sobre todo, de disfrutar de tu fiesta.

All comments

Leave a Reply